Eclipse electoral

planet eclipse
El eclipse de sol sólo se verá en su totalidad en el Atlántico norte, en el archipiélago de Svalbard (Noruega) y las Islas Feroe (Dinamarca). Luego está el eclipse de Pedro Sánchez, de nuevo en Andalucía, por Susana Díaz, en el cierre de campaña electoral. Rajoy acompañará a Juanma Moreno también en la capital hispalense. Pablo Iglesias ocupará con Teresa Rodríguez el velódromo de Dos Hermanas. Albert Rivera vuelve a arropar a Juan Marín. Maíllo cierra con una metáfora de la resistencia en el fuerte de Isla Mágica junto a Alberto Garzón y Cayo Lara. Y Martín de la Herrán intentará arañar un escaño en Málaga con Rosa Díez. A UPyD, VOX le ha ofrecido su sede para la noche electoral y no coinciden los politólogos en si se trata de un favor o un intento de quitarle votos. Si algo ha tenido el adelanto electoral es que Andalucía se ha convertido en el centro político de España. Los Idus de Marzo.
Campaña de guerrillas
Casi 6,5 millones de andaluces están llamados a votar en los décimos comicios andaluces; 660 militares en el extranjero ya lo han hecho, tras una campaña a pecho descubierto. La campaña de la hija del fontanero que dio «muchas clases particulares por las tardes», su cuñado y adléteres (Susana Díaz); la del hijo de los emigrantes andaluces que abrieron tienda en Barcelona (Juanma Moreno, al que ayer sus profesores calificaron como un alumno «atento y aplicado», sin entrar en si le llamaban Bonilla, como el aparato socialista, o Juanma, como en RTVE); la del hijo de la panadera y el talabartero (Antonio Maíllo) o la de «la niña de Perfumería Rodríguez» de Rota (Teresa Rodríguez) toca a su fin. La campaña de los dos debates broncos, el «continúe, señor Bonilla» y el «Susana, bonita, la que te espera» de Soraya Sáenz de Santamaría, que ayer suspendió un paseo por el barrio de la candidata socialista. No conviene tentar la suerte. Por eso también los partidos miran de reojo a las encuestas. El primer patinazo de los sondeos tuvo lugar en 1948. George Gallup predijo en EE UU la derrota del candidato demócrata por 5 puntos. Finalmente, Truman ganó por más de 4 y se retrató con la portada del Chicago Daily Tribune que tituló «Dewey derrota a Truman». Algo de eso sabe Griñán, triunfal en su derrota hace tres años, y Arenas, cuya tristeza espectral aún se recuerda en el balcón de la calle San Fernando. Juanma Moreno el domingo guarda armas en el Hotel Los Lebreros.  Lo dicen sus profesores, «es listo y aplicado». Los últimos sondeos dan de media 45 escaños al PSOE; 30, al PP; 17 a Podemos; 10 a Ciudadanos; y 6 a IU. UPyD y PA, conjunto vacío. El eclipse solar será total. El electoral, parcial. Vendrán unas municipales y unas generales. Hay infinidad de pactos posibles, incluso opciones de segunda vuelta o de que Susana Díaz arrase y, entonces sí, Pedro Sánchez sepa lo que es la sombra que deja el sol.  Tras el 22M, la mayoría de líderes harán buena la frase que un día Unai Émery acertó a parir tras una derrota: «Yo no voy a morir con mis ideas». Todos los viajes son de retorno. El futuro es un viaje de ida y vuelta.

Contra el riesgo de un “Podemos Arena”, 14.000 personas en el velódromo

14267930136355
Baile de cifras con el velódromo de Dos Hermanas como arma arrojadiza. La «casta» del PSOE se apresuró ayer a recordar que en el histórico recinto sevillano congregaron, en varias ocasiones, a alrededor de 30.000 personas por las 12.000 que Podemos esgrime que permite la normativa de seguridad. Se trata más de un problema logístico –seguridad y autobuses– que de capacidad de atracción de la formación para ocupar el recinto.
Pablo Iglesias canceló ayer un acto. La formación morada busca concentrar fuerzas. En menos de seis días, el partido que lidera Teresa Rodríguez en Andalucía agotó las 12.000 localidades disponibles en principio. Podemos anunció ayer que habilitará dispositivos para que los ciudadanos puedan seguir el acto desde fuera del velódromo. En el acto de cierre intervendrán Sergio Pascual, secretario de Organización de Podemos; Íñigo Errejón, responsable de la Secretaría Política; Teresa Rodríguez, candidata a la Presidencia de la Junta, y será clausurado por el secretario general Pablo Iglesias. Finalmente, Teresa Rodríguez fijó en 14.000 las personas que entrarán en el velódromo y 4.000 los que seguirán el acto desde el exterior. Será el acto más multitudinario de la campaña de Podemos y, según la formación, reunirá en un evento a «más personas que PSOE y PP juntos». Bajo el lema «El cambio empieza en Andalucía», Podemos busca un acontecimiento «histórico» en uno de los santuarios del PSOE. Fuentes cercanas a la formación morada informaron a LA RAZÓN de que, aunque desde el Consistorio nazareno se les aseguró que harían la «vista gorda» si metían más personas de las que por seguridad se recomiendan, la dirección de Podemos lo descartó. El ingeniero Ignacio González comentó a este diario que, si bien físicamente pueden caber 30.000 personas, el Plan de Autoprotección que requiere la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades de este tipo, acota el espacio a 12.000 personas por motivos de seguridad y considerando las salidas de emergencia para una hipotética evacuación ante el riesgo de avalanchas o cualquier percance. Tras conversaciones con los bomberos, Podemos ha decidido ampliar el aforo a 14.000 personas, con otros 4.000 en el exterior que podrán seguir el evento mediante pantallas.  Para animar el cierre de campaña, Podemos ha contratado a dos de las agrupaciones más populares del Carnaval de Cádiz, la comparsa de Juan Carlos Aragón, «Los Millonarios» y la chirigota de El Selu, «Ahora es cuando se está bien aquí». El fin de fiesta, en realidad, según las encuestas, marca su inicio tras el 22M.

Desde Ítaca con amor o Antonio Maíllo en “Ulises 31”

150319_Maillo_Stravos
Llegado de Ítaca, como Ulises, el asesor de Alexis Tsipras  Stavros Karagkounis insufló ayer de ánimo a IU en la recta final de campaña, quien llamó a la «unión del sur contra las políticas de Merkel» y «los neonazis».
El coordinador de Syriza en la región de Ítaca reclamó «la alianza del sur, del pueblo griego y andaluz, contra Merkel y aliados como Rajoy». Karagkounis habló de una «ilusión grande» por su presencia en el mitin de Córdoba y lanzó un «mensaje para un mañana mejor», de «la victoria de los pueblos europeos contra los intereses de los bancos, a favor del empleo y la dignidad, contra el absolutismo del merkelismo». En un español perfecto, el «compañero Stavros» comparó las medidas del Gobierno griego con la Ley de «función social de la vivienda» de IU. El «poder para el pueblo» es la consigna. «No a la Europa de los bancos, ni de los neonazis». «Queremos una Europa mejor para nuestros niños. El bipartidismo está al servicio de Merkel, de los bancos», señaló. «El cambio empezó en Andalucía hace tres años con IU en el Gobierno andaluz y sigue con Syriza», dijo, añadiendo que «es la hora del pueblo andaluz, de Maíllo», quien reconocía estar «como una moto», feliz como Telémaco cuando reconoció al héroe de la Odisea. «Cogemos la antorcha de la esperanza de Grecia. Vamos a dar la gran sorpresa», señaló. «Somos la fuerza que garantiza el cambio. Syriza nos ha mostrado el camino», añadió Maíllo –que sacó la cara por Sabina, García Montero, etc. tras el llamamiento crítico de Anguita a los intelectuales– porque «tenemos principios y valores». Aunque está por ver el final del 22M, en IU, tras la resaca de Anguita, seguían «colgados como los amigos de Ulises» en la futurista serie de animación, agarrados a la promesa de Grecia.«Syriza, aquí un amigo».