Rosebud

Este pacto que hice con el diablo. Este goteo incesante de almas. Un adiós detrás de otro. Los abrazos que se fueron. Los besos que no volverán…. Sueños que se duermen (y silencios autoimpuestos) en algún lugar. Los dedos en el teclado y las letras como una catarata de lágrimas. No hay “ctrl+alt+supr” en la vida; “ctrl+c” la nostalgia, como un bucle. Desfile de ojos que se van. La vida esperando ser contada y cada vez menos sangre en las venas y menos caracteres que maquetar. En una redacción cualquiera, paseo de peones muertos. La pirámide invertida bocabajo se desangra. El nuevo periodismo se hizo viejo. Al último que sobreviva, el diablo le firmará el último lamento. El finiquito es una espiral con forma de obituario. Peor que aparecer en la última esquela, es quedarse hasta el final… y escribirla con iniciales como si fuera un teletipo. Nosotros nacimos para contarlo. Gutenberg murió para matarnos. F5 para actualizar.

CVF7mfNWUAAO-TX

Anuncios

Un comentario en “Rosebud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s