Humanista en Harvard, Ricote en Sevilla

Ya calza 78 púas y se marchó «obligado» hace medio siglo, pero conserva intacto el olfato de «hereje». Catedrático en Harvard y candidato al Príncipe de Asturias; humano, humanista e hispanista; discípulo de Américo Castro, maestro sin afán de crear escuela; fronterizo Hijo Predilecto de Andalucía; Francisco Márquez Villanueva pisa estos días el lugar en que nació, con motivo del Congreso de Directores de Bachillerato Internacional. De paso, de su boca surgen historias con iluminación de entierro que alumbran los pasajes más ocultos del pasado y un puñado de reflexiones de la educación que suenan a verdades como puños.

«El problema de la enseñanza es similar en todo el mundo». «El sistema es caótico». «La causa es el miedo horrendo de los políticos. «No hay que esperar a que vengan con recetas milagrosas». «Hay que enseñar a pensar por uno mismo». «Las máquinas de enseñar no funcionan jamás». «Hay que hacer una autocrítica profunda, caiga quien caiga, ‘a calzón quitao’» “La escuela ahora es un cuento de hadas comparada con la de hace 40 años”. “Sí. Harvard ha sido una cuna de líderes, y también de algún hijo de puta”. «Es algo obsesivo: vivimos en la sociedad más rica de la historia, con posibilidades para acabar con el hambre, la ignorancia y la enfermedad; y construimos miseria y más desigualdad». Palabra de Márquez Villanueva. Rebelión ante el «todo es accidental». Y un salmo pagano: «Creo en la labor del profesor y el alumno en el aula».

Y aunque las verdades parezcan patrimonio del barquero, Márquez Villanueva habla sobre la enseñanza con la autoridad de quien lleva toda la vida ligado a ella. «Me crié en un aula, como hijo único de una maestra». Después pasó por regional –Primaria, Secundaria–; preferente –la universidad–; y la Champions –Harvard, donde llegó tras ser «obligado» a salir de Sevilla en plena dictadura–. Igual que Ricote tuvo que dejar «la tierra que ama», como el personaje de El Quijote al que ha dedicado cientos de páginas y que representa la injusticia de la expulsión morisca en 1609. A Ricote, Sancho lo recibe con un abrazo, símbolo de la convivencia pacífica entre cristianos, mulsumanes y judíos. A Márquez Villanueva, la Hispalense siquiera le ha nombrado aún Honoris Causa. No es que no sea profeta en su tierra. No es docente en patria chica.

Entre sonrisas, tira de la manta de la historia: «Boabdil era tan español como Isabel, la católica». «Felipe II no ordenó la expulsión por miedo al fuego eterno». “Santiago es un mito”. «Cervantes, un converso» que «dice sin decir», con «toreo de capa», una profunda crítica «contra la campaña propagandística del Duque de Lerma» que «ha regido la enseñanza» de la historia hasta ahora. Cánovas dijo en 1878: “Si no lo hubiera hecho el gran Duque, lo habría hecho yo”. «Con los Reyes Católicos se impone Maquiavelo» y quedan fueran «españoles» que eran «ministros, artesanos, artistas, científicos, agricultores» y quedan mendigos, nobles, curas, que no dejan de multiplicarse. «El origen del retraso español» nace hace 517 años, cuando esta tierra, entonces de María Santísima, Alá y Yahvé, era el centro del mundo. Del conocido y del que estaba por conocer. «Con Maquiavelo se fulminan los derechos humanos». Hasta Rousseau y Montesquieu. Pero avisa: «La historia aún no ha escrito un capítulo de España sobre los Derechos Humanos». Molière murió sobre el escenario. Márquez Villanueva, fijo, morirá sobre la palestra. Por las alfombras de un hotel se le oye desaparecer, cual rocín flaco, en lo alto de una duda.

 

Un comentario en “Humanista en Harvard, Ricote en Sevilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s