Sanidad, pronóstico reservado; oposición, cuidados intensivos

000 AGUIRRE

El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, en el Pleno monográfico sobre Sanidad. Foto del Parlamento de Andalucía .

La jornada previa se cumplieron 37 años –el tiempo que el PSOE gobernó la Junta– de «Acorralado» pero el Pleno monográfico sobre Sanidad dejó indemne al consejero del ramo, Jesús Aguirre, quien acabó citando el «No es lo mismo» de Alejandro Sanz –a la postre, sobrino del histórico socialista Luis Pizarro–. Aunque el guión de la oposición, las protestas de los sanitarios y la erosión del consejero a cuenta, principalmente, de sus declaraciones y la crisis de la listeria –aunque en San Telmo lo que más escuece son las transfusiones de fondos de última hora– prometían una jornada de suspense en las Cinco Llagas, el debate viró hacia el género de terror bajo el síndrome de «Candyman», en cuya trama sólo aparece el monstruo al otro lado del espejo si se menciona tres veces. Aguirre se acordó de la ahora ministra Montero –el estreno de «La princesa prometida» cumplió 32 años– en varias ocasiones a cuenta del bloqueo de las cuentas que impide la salida a los mercados y mentó –55 años de «La pantera rosa»– «el caso ERE». Con los 680 millones cifrados en la condena de Chaves, Griñán y otra veintena de cargos socialistas que comprenden una década de gobiernos, «se podrían hacer 37 hospitales de alta resolución o lograr la equiparación salarial». Ante la petición de dimisión del portavoz socialista José Fiscal, se defendió Aguirre: «¿Y no debería dimitir Susana Díaz por los ERE? ¿Y usted dónde estaba?». Aguirre «desencadenado».

Sigue leyendo

Soldados de fortuna multimedia

muchodeporteEn 2001 varios de los mejores hombres del periodismo sevillano que formaban un comando se marcharon de El Correo de Andalucía diez minutos antes de que los echaran. «Hay dos formas de irse de los sitios: mal o tarde», decía Roberto Alés. En ocasiones han sido proscritos –mártires de la intrínseca dualidad sevillana, Esperanza de Triana y Macarena, Betis y Sevilla– pero no tardaron en fugarse de las cárceles de la censura. Hoy, buscados todavía por caciques varios, sobreviven como periodistas de fortuna. Si usted tiene un medio de comunicación y se los encuentra, quizá pueda contratarlos. El mítico arranque del Equipo-A casa como un guante de los que se ponía George Peppard –es fácil imaginar a Paco Cepeda diciendo: «Me encantan que los planes salgan bien»– al equipo de Muchodeporte.com, más aún cuando alcanza la mayoría de edad en el punto álgido de la eterna crisis del periodismo.

Sigue leyendo