Teresa y Susana, diferentemente iguales: la muñeca rusa, un concurso de dibujos para el 28F y un Gobierno sin oposición

juanma copa

Juanma Moreno y Luis Rubiales con la Copa del Rey. Imagen de la cuenta de Twitter del presidente andaluz

«El antílope no necesita ser más rápido que el depredador para sobrevivir. Le basta con correr más que los otros antílopes», reza un proverbio africano. Juanma Moreno encara el 40 aniversario del 28F con la bandera del andalucismo en una mano y en la otra el sable de la confrontación a cuenta de la financiación –la política del Ministerio de Hacienda es terreno abonado al agravio– y de la igualdad entre los territorios de España. Juanma Moreno ha pasado en poco más de un año de estar a las puertas de una gestora para el partido a gobernar sin oposición por parte de las formaciones de izquierda –con los de la derecha mantiene un pacto parlamentario, en un caso, y de gobierno, en otro– por incomparecencia. Del «Andaluz, éste no es tu referéndum» que lastró a la derecha durante cuatro décadas se ha pasado a un presidente popular con imagen moderada y centrista, pese al acuerdo con Vox, y lazo doblemente verde –por Andalucía y por el ecologismo– en la solapa defendiendo los intereses de la región en Bruselas en tanto el PSOE-A convoca un concurso de dibujos escolares para el 28F y Adelante Andalucía se fagocita en su última aventura de corte trotskista.

Sigue leyendo

“Otros tiempos”: Felipe, Guerra, Griñán y Chaves

«Es usted un gran fotógrafo pero también un gran hijo de puta», le espetó Fraga a Pablo Juliá tras retratar al líder de Alianza Popular con un cartel que rezaba «Vota PSOE». El histórico reportero gráfico, potenciado al abrigo del socialismo, expone en la Casa de la Provincia de Sevilla la memoria fotográfica y sentimental de una época. Juliá fue testigo directo de la historia de España y Andalucía durante la Transición. De hecho, el gaditano formaba parte del clan de la histórica foto de la tortilla –de la que se confiesa «harto» ante la maestría de Luis Sánchez-Moliní– que él mismo preparó – «Hacer una foto no es darle a un botón»– y disparó Manuel del Valle. El ex presidente del Gobierno de España, Felipe González –y el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, con el propio Juliá–, acudió al enclave donde se expone la muestra «Otros tiempos» para la presentación de su Fundación, rodeado de lo más granado del socialismo añejo. Reaparecieron Chaves y Griñán, también Magdalena Álvarez, desaparecidos de la vida pública, sobre todo el segundo, tras la sentencia de los ERE. Una hora antes, en la Facultad de Filología, el ex vicepresidente Alfonso Guerra participó en el acto «Al pie de la letra». Felipismo y Guerrismo en bucle y la historia del socialismo andaluz se mezclaron en torno a la muestra de Juliá con instantáneas de un tiempo y una época en la que la democracia y el estado de bienestar estaban por nacer. De la mencionada foto de la tortilla a los niños fumando en la calle o las prostitutas de la Alameda de Hércules. Según Juliá, Felipe González y Alfonso Guerra estaban unidos por la lucha contra la dictadura pero «personalmente no se entendían». Ni para elegir una película. Chaves y Griñán en otro tiempo sí fueron de compartir veladas en el cine. La sucesión en la Junta de Andalucía y en el PSOE-A los distanció pero durante el juicio en el que resultaron condenados se produjo cierto acercamiento. Ambos esperan el recurso ante el Tribunal Supremo.

Después del “Terexit”

El «Terexit», la escisión de los Anticapitalistas de Podemos, por más que esperado, dibuja un escenario incierto. Teresa Rodríguez explicó las razones de la separación, apuntando al objetivo de construir «un sujeto político propio andaluz» mirándose en el espejo de En Comú Podem de Ada Colau. «Alguien tiene que coger la bandera de Andalucía» porque «los andaluces estamos haciendo el tonto». La todavía líder de Podemos Andalucía anunció el objetivo de crear un partido nacionalista andaluz en la estela de las organizaciones vascas, gallegas, catalanas «y hasta de Teruel», que tienen representación en el Congreso y «consiguen poner sus legítimos intereses en el centro del debate político». La segunda causa de disolución, la gota que colmó el vaso, ha sido el pacto con el PSOE para formar Gobierno. Ahora, según el acuerdo con Pablo Iglesias, Teresa Rodríguez y los 10 diputados de su cuerda continuarán en Adelante en el Parlamento, pese a la separación, y el objetivo de Rodríguez es potenciar esta marca común aunque todavía –dijo– no ha hablado con IU, también socio de Gobierno con Pedro Sánchez. Rodríguez tenía una perfecta sintonía con el ex coordinador de la coalición Antonio Maíllo, aunque desde su entorno se criticó el «chiringuito» montado por no estar de acuerdo con la mayoría. Su sucesor, Toni Valero, anunció que no renunciará a su espacio en Adelante y señaló que Podemos es su socio prioritario, más aún cuando ahora gobiernan juntos, aunque tendiendo la mano a la incorporación de «otras fuerzas» a la izquierda del PSOE. Entre el sector anticapitalista y el de IU hay tensión en la Cámara.

Sigue leyendo