La revolución de los Cayetanos: entre “Paseando a Miss Daisy” y “la disyuntiva Tony Leblanc”

Del barrio de Salamanca a la Plaza de España de Sevilla hay 535,4 kilómetros. Más de un centenar de personas -la jornada anterior fue más de medio millar, de la Palmera a San Telmo y también en Nervión- volvió a salir en Sevilla a las calles, guardando la distancia en la medida de las posibilidades, con mascarilla y cacerolas algunos, como signos identificativos, y banderas de España, para protestar por la gestión de la crisis del coronavirus por parte del Gobierno de Pedro Sánchez y por la prolongación del Estado de Alarma. En la zona de Santa Justa San Pablo se oyó el grito, al ritmo de las cacerolas, de “Sánchez, vete ya”. También se cantó “Libertad” y “Gobierno, dimisión”.

Los asistentes eran de edad variada, desde jóvenes a ancianos. Los transeúntes miraban al personal con sus cacerolas con los ojos impávidos y como platos, como los espectadores de “Esta noche fiesta” de José María Íñigo en marzo de 1977 cuando a Tony Leblanc le dio por salir al escenario a pelar y comerse una manzana. El famoso número del pero. Las “disyuntiva Tony Leblanc”, que ya tuvo un papel en Torrente, ahora es otra en España en medio del estado de alarma y tras el acuerdo de Pedro Sánchez para prolongar la excepcionalidad otros 15 días. Woody Allen sostenía en “Crímenes y pecados” que la comedia es igual a tragedia más tiempo.

La crisis del coronavirus deambula de paradoja en paradoja. Los escraches del 15M han dado paso a lo que se ha dado en denominar “la revolución de los Cayetanos” (“Pedid tierra y bogavantes”), cuyas quejas se dirigen sobre todo al presidente del Gobierno, al vicepresidente Pablo Iglesias y al rostro visible del portavoz del equipo de crisis del coronavirus, Fernando Simón, doctor con aires de Garfunkel, coautor de Mrs. Robinson, aunque la escena que viene marcando este movimiento es la de un descapotable por Madrid con chófer a lo “Paseando a Miss Daisy” con megáfono en mano. La líder de Adelante Andalucía Teresa Rodríguez acusó al PP y Vox de montar las “caceroladas del odio”. Para el 30 de mayo, día de San Fernando, patrón de Sevilla, CGT ha convocado una concentración para “la recuperación de la memoria histórica”. Con sordina y ojiplática, una tercera España, la que mira a los bandos que añoran el guerracivilismo patrio, escucha “The sound of silence” de fondo (“And the sign said, The words of the prophets/ Are written on the subway walls /And tenement halls/ And whisper’d in the sounds of silence”).

Un comentario en “La revolución de los Cayetanos: entre “Paseando a Miss Daisy” y “la disyuntiva Tony Leblanc”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s