Magdala

“Se supone que un rocanrolero se mueve un poco mejor que un nazareno. Se supone”.

“Hay que tener rock, roll, hasta para llevar un paso. Porque es la única manera de que no te pese”.

Silvio Fernández Melgarejo.

La ‘milagrosa’ y supuesta virginidad de María, su parto ‘sin mácula’, es la base del imperante machismo de las sociedades judeocristianas. Las dóminas de la igualdad, en lugar de denigrar el lenguaje diciendo jóvenes y ‘jóvenas’, si es que tienen lo que hay que tener, si es que no pretenden vivir de la demagogia, debieran apuntar a los cimientos mismos del machismo, estructurados en la injusticia de llamar puta a la Magdalena, porque amó y fue amada sin pudor; mientras se venera la presunta virginidad de María, como si amar fuera pecado y como si la maldad naciera del vientre de la mujer. La figura central de una sociedad justa debiera ser Magdala, por libre, por amante y amada, por humana.

Anuncios