Keynes y Hayek o el pase de la final de Glasgow

Juan Bravo y Rogelio Velasco. Foto: Junta de Andalucía

“La prudencia es la elegancia del marino”. En medio de la marejada, las dos almas económicas de la Junta –Velasco y Bravo, Keynes y Hayek– difieren sobre cómo aplacar el temporal y sobre el concepto mismo de «prudencia». El puerto de salida: Andalucía parte de una situación crítica de pobreza ante la crisis de la Covid-19, con 3,7 millones de afectados, el 37,7% del total de la población, según la Red Andaluza de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social. A una tasa de paro estructural en torno al 20% se suman los ERTE –ahora, 85.035 trabajadores de 26.000 empresas–, ERE y cierres por la pandemia. Los servicios públicos, sanidad, dependencia y educación, van al límite. Ante este panorama, el consejero de Economía, Rogelio Velasco, de Cs, aboga por «ahora gastar, gastar, gastar sin parar». El consejero de Hacienda, el popular Juan Bravo, que es quien dirige el Presupuesto y cuadra los números, y que fue portero profesional de fútbol sala antes que político en ejercicio, trata de parar el efecto del tiro y bajar el balón al suelo. «La deuda habrá que pagarla», señaló en la Comisión de Hacienda en el Parlamento. «La AIReF dice que se tardará más de una década» en pagar la factura del coronavirus, cifró el consejero. Bravo pidió a Montero un calendario para el retorno a la senda de estabilidad.

Sigue leyendo

Espantadas, silencios y «bares de copas»

FAFFE CHAVES.jpg

El presidente de la Comisión de Investigación Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) y el ex presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. Foto del Parlamento de Andalucía

En caso de aceptar la definición del Don Angelo como «bar de copas», como declaró su dueño, se pueden aceptar las sesiones preelectorales en la Cámara andaluza como una acepción de comisión de investigación. Tras dos jornadas transcurridas, la búsqueda del esclarecimiento del enchufismo en la Faffe por parte del PSOE, el paradero de los fondos distraídos y el gasto a través de «tarjetas black» en prostíbulos –hechos que investiga la justicia– ha derivado en un simulacro que arrancó con la convocatoria en campaña y siguió con el enfrentamiento con el ex presidente Chaves y su salida abrupta de la sesión tras acogerse a su derecho a no declarar. Se postergó con la reiteración de esta estrategia –Chaves llevaba su escrito en una carpeta del PSOE– de lamento y posterior silencio por parte de los ex consejeros de Empleo Javier Carnero y José Sánchez Maldonado y del ex titular de Economía Antonio Ramírez de Arellano. Los ex presidentes Griñán y Susana Díaz y la ministra de Hacienda y ex consejera María Jesús Montero directamente no asistieron, los primeros alegando que no les llegó la citación en tiempo y forma y la segunda en base a un dictamen al que ya se acogió Fátima Báñez en la comisión de los cursos de formación. Sólo declaró el dueño del prostíbulo, ya clausurado como también la Faffe, negando la mayor cuando fue preguntado directamente por la actividad de su negocio. José Ruiz García rechazó que se le tomaran imágenes, echó fuera todos los balones posibles y señaló como «habitual» por parte de sus clientes el gasto de alrededor de 15.000 euros en el local en marzo de 2010. El empresario de la noche confirmó los hechos, pero no los autores sin evitar incurrir en flagrantes contradicciones.

Sigue leyendo