El “agravio” de la PAC is blowing in the wing

La confluencia comunista apuntó a la inquietud socialista como uno de los motivos de su unión. Igual que la respuesta en la canción de Bob Dylan, el mensaje del «agravio» a Andalucía con la Política Agraria Común (PAC) ya está flotando en el viento. El argumentario ha entrado en precampaña con relativo éxito. Hay reclamos electorales que, como los agujeros negros, aparecen y se esfuman. La deuda histórica, por ejemplo. Otros, igual que los zapatos que se compran en los chinos, apenas dan para una temporada. El mensaje de fondo a trasladar al votante, sobre todo agrario, y que corre a más velocidad que el SMS de «Pásalo» en 2004 gracias a las redes sociales, es: «Rajoy maltrata a Andalucía». La PAC, beneficiosa o perjudicial, pasa por una de las políticas más importantes y un elemento esencial de la UE. El mensaje, no obstante, se dirige a Rajoy, cuyo Gobierno en cuatro años ha dejado a través de los diversos sistemas de financiación fondos superiores al Presupuesto más expansivo de la Junta este tiempo (más de 31.000 millones). Agravio a los agricultores andaluces, y más aún «a los que menos ayudas reciben», se repite.

El presidente del PP-A, Juanma Moreno, criticó en su visita a Cañete de las Torres (Córdoba) la posición de los socialistas respecto a la PAC. «Están muy nerviosos ante la campaña. Pero ese nerviosismo no puede llevar a mentir, a faltar a la verdad», reclamó Moreno, que se presentó en su día como «nieto de jornaleros». Moreno reclamó a Díaz que deje de «retorcer los argumentos para pelearse con el Gobierno de España, echarle la culpa de todo lo que sucede a Rajoy y ella no asumir ninguna responsabilidad». «Ya sabemos que a Susana Díaz le gustan mucho las peleas», indicó. «Le pedimos que empiece arreglando su casa. Que afortunadamente pudimos evitar esa tarifa plana que nos iba a imponer Zapatero y que la agricultura ha vuelto a contar para este Gobierno después de muchos años olvidada». Moreno señaló que estaría «encantado» de brindar con Díaz en la Feria de Córdoba «por el bien» de la región. La ministra de Trabajo, Fátima Báñez, desde Huelva, destacó que Andalucía es la «más beneficiada» por la PAC al recibir más del 30% de estos fondos. «Gracias a las gestiones del Gobierno, España no ha perdido 3.500 millones», dijo.

Susana Díaz ya ha enviado la carta al presidente del Gobierno pidiendo la revisión de las ayudas de la PAC, incluyendo el olivar de secano en pendiente, la uva pasa y la revisión del diseño de la remolacha para «acabar con los agravios». Díaz reclama una conferencia sectorial antes del 1 de julio y señala a Rajoy que Andalucía ha perdido el 7,5% de los presupuestos destinados a las políticas agraria y pesquera. «La única comunidad –dijo– a la que se le han recortado los fondos de Desarrollo Rural», en concreto un 10%. Susana Díaz, desde Córdoba, tierra también de aceites, habló de un «reparto caprichoso» porque «maltrata a Andalucía». La presidenta respondió a Moreno que brindará en la Feria de Córdoba cuando pida a Rajoy que corrija la PAC.

La consejera de Agricultura, Carmen Ortiz, anunció que el martes se reunirá con Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias para presentar la nueva propuesta de su departamento que justifica la necesidad de incluir al olivar de pendiente en las ayudas de la PAC y que enviará al Ministerio. Lo anunció en Jaén, la provincia con mayor producción de aceite de oliva del mundo –550.000 hectáreas de olivar, el 20% de la producción mundial– y donde la confluencia Podemos-IU cuenta con más opciones de mejorar los resultados del 20N. Se atribuye a un presidente mexicano, Luis Echeverría Álvarez, la frase: «Antes estábamos a un paso del precipicio… ahora hemos dado un paso al frente». El mensaje de la PAC se repite como un karma. Al reclamo de la presidenta de la Junta ayer se sumó la Diputación de Cádiz. Ante las confluencias, el voto rural, histórico granero socialista, se sitúa en el centro del tablero electoral. Como si los puentes fueran una invención de la poderosa industria de los candados o de Federico Moccia, la socialista Irene García exigió «cambios» para «evitar perjuicios a pequeños agricultores y ganaderos». El voto es una cosa muy disputada. En el campo suele decirse: «Quien siembra y cría, tanto gana de noche como de día».