José Tomás tiene un misterio y Juan Ignacio Zoido, un ministerio

ke-intermunicipales-pp-de-sevilla-en-alcala-de-guadaira00079

Antonio Sanz observa casi de reojo y colocados en diagonal al ministro Zoido, Juanma Moreno y Javier Arenas. El de la derecha, aunque pudiera tener un aire, no es Clark Kent, es Ricardo Tarno. Foto de Ke-Imagen.

«Porque resistimos, conquistamos» es una frase del explorador Schackleton. A diferencia de la Antártida, con patrias múltiples, en el tricentésimo noveno día del año del calendario gregoriano, 310º este año al ser bisiesto, dos días después del anuncio mariano (Rajoy), ayer, todo el mundo reivindicó la procedencia de Zoido: el PP de Sevilla. «Allá donde esté, estará siempre Sevilla. Mi familia es la del PP, en especial de Sevilla», señaló en la Harinera, museo del pan de Alcalá de Guadaíra. El titular de Interior, que por la tarde acudió a la misa del Gran Poder, se estrenó con la detención del jefe de ETA debajo del brazo. Dicen que José Tomás tiene un misterio y Juan Ignacio Zoido, un Ministerio.

Embargado por la emoción –no como los acusados del «caso ERE» cuyas millonarias fianzas se anunciaron al tiempo que el hombre del que partió la denuncia de las mordidas de Mercasevilla tomó posesión de la cartera de Interior–, Zoido se hizo carne entre nubarrones y lluvia y ante el PP de Sevilla en su último ejemplo de resiliencia política en la Intermunicipal del PP hispalense y ante el presidente de honor del partido, Javier Arenas, el presidente del PP-A, Juanma Moreno, y el del PP de Sevilla, Juan Bueno. Zoido –«más emocionado que al tomar posesión del cargo», dijo–, expresó su agradecimiento a los militantes y, en especial, al que fuera su mentor y quien lo introdujo en la política: un Javier Arenas que le devolvía el abrazo con la mirada perdida de Kramer, el jugador alemán que no recordaba haber jugado la final del Mundial. Arenas, como Gregory Peck cuando daba giras por universidades, se perdió de la primera línea la noche que ganó las elecciones al PSOE de Griñán, y no gobernó. El Ministerio de Zoido, Cospedal mediante, emula a cuando fue a ver a Julio Camba el alcalde de Madrid para ofrecerle una calle. «Yo lo que quiero es un piso». Paradojas del destino, su antecesor en la Alcaldía, Monteseirín, también quería un ministerio y aún no tiene ni avenida en Sevilla. «No soñaba con ser delegado del Gobierno. No soñaba con ser alcalde y no soñaba con ser ministro», aseguró Zoido.

El orégano es antiinflamatorio, antibiótico y contribuye con la destrucción de las células tumorales de la próstata. En Alcalá de Guadaíra se repartió mucho orégano a cuenta de los laureles de Zoido. “Doctores tiene la iglesia” y dicen que a partir de ciertos años hay que hacérsela mirar. La próstata. Como los liderazgos políticos.«Rajoy se lleva a uno de los mejores de nosotros. Zoido tiene una de las mejores trayectorias que he conocido», defendió Juanma Moreno. «Todo el que va de número 1 por Sevilla, acaba de ministro», señaló Juan Bueno, recordando el caso de Cristóbal Montoro, cunero en 2011. El alcalde de Tomares, José Luis Sanz, que no se le vio en el acto, iba de número 1 al Senado; fue el damnificado tras la designación de Moreno Bonilla en el PP-A y tiene perfil de secretario de Estado. Zoido garantizó que «donde yo esté va a estar Sevilla siempre» y se puso «a disposición del PP-A», que con Juanma Moreno no quiere alcaldes con duplicidad de cargos. Gregorio Serrano, que, como el histórico titular del interior derecho del Madrid, «también suena» (y que como Míchel, en realidad es un organizador que cae a banda), al ser preguntado si «se va a la capital», señalaba que «ahora mismo lo que me voy es a mi casa a comer». Beltrán Pérez tiraba de argumentario sobre su futuro en el Consistorio: «A disposición de lo que quiera el partido, como siempre». «Veamos si te quedas en el rebaño o te unes a la jauría», rezaba Underwood en «House of Cards». Zoido es de nuevo un «referente» del PP-A. Gregoriano o no, tres elementos, desde la antigüedad, determinan los acontecimientos del calendario: los astros, los santos y los pícaros. En el PP-A, con perfil rotatorio en el tiempo, Arenas, Juanma Moreno y Zoido, cartera de Interior y, desde Madrid vía AVE, influencia exterior.

La retórica victimista y la simpatía por el “Alcorconazo”

La teoría marca que la retórica victimista «es una técnica demagógica que consiste en descalificar al adversario mostrándolo como atacante en lugar de refutar sus afirmaciones». El sujeto «adopta el rol de víctima dentro del contexto de la discusión, de tal forma que el otro interlocutor queda posicionado implícitamente frente a terceros como un impositor autoritario y su argumentación como mera imposición o ataque». La última comisión parlamentaria de Hacienda fue un caso práctico. «Hay que ser contundentes contra la corrupción», señaló María Jesús Montero, instando a los populares a «pedir perdón» ante las «difamaciones y permanentes insidias hacia personas con cargos a los que se le ha archivado la causa, pero el PP tiene afán por arrojar sombras de duda y no le interesa recuperar el dinero público». El PP preguntó por los expedientes de reintegro caducados y las transferencias a IFA/IDEA, el ente del «fondo de reptiles».

Con el 26J a la vista, la actualidad judicial –el sobreseimiento del consejero Ramírez de Arellano en el «caso Centrius» y el auto judicial que asegura que en Jaén no se ha producido fraude en la formación, cargando contra la Policía– ha cargado a la Junta de argumentos para rescatar la teoría de la «causa general». La consejera María Jesús Montero se escudó en los citados casos. «Tienen que pedir perdón», señaló repetidamente aludiendo a Arellano, por más que, por ejemplo, en el bando popular haya sido absuelta la ex alcaldesa de Jerez María José García Pelayo y tampoco nadie haya pedido perdón públicamente. «El chicle no estira más», insistió sobre la formación, acusando al PP de «empozoñar» la vida pública y de seguir «intentando prolongar la comisión de formación y los casos que les aporta rédito electoral, pero ya no estira más». «La misma cantinela, el mismo tam-tam, erre que erre y sin pedir perdón», señaló Montero al ser cuestionada por los fondos recuperados en el «caso ERE» –855 millones en entredicho– o en la formación –tres millones de 90 reclamados, de 2.896 millones repartidos–. «La Junta, junto a la Agencia Tributaria estatal, hará lo imposible para recuperar hasta el último euro», defendió Montero.

«El victimista se disfraza de víctima, consciente o inconscientemente, simulando una agresión o menoscabo inexistente; y/o responsabilizando erróneamente al entorno o a los demás», continúa la teoría. La estrategia y la mercadotecnia –sucesivos cortes en la televisión pública incidiendo en la idea– hacen el resto. El trasfondo psicológico es el mismo que hace que durante una eliminatoria entre el Real Madrid y el Alcorcón o el Barcelona y el Numancia el aficionado vea con simpatía al rival más débil o que en Roland Garros se abucheara a Nadal o en Tour a Indurain. «La Junta no tiene interés en recuperar los fondos porque quedaría al descubierto la red clientelar», señaló el PP. La consejera aseguró que «los reintegros de la Junta los gestiona la Agencia Tributaria de Montoro».

Los objetivos de esta estrategia pasan por polarizar (se señala a un enemigo externo, a un antagonista reconocible); desacreditar («El PP va a dar lecciones, teniendo que pagar una fianza por la reforma de su sede», recordó Montero); y reforzar (la pertenencia a un grupo). La polarización y el refuerzo tienen un efecto evidente sobre el voto propio (Chaves utilizó esta estrategia del agravio con rédito durante los años de Aznar). El descrédito del rival, por su parte, persigue debilitar el voto ajeno más susceptible de cambiar de opción política así como los indecisos. Otro efecto es el del «recuerdo negativo», provocando que a la hora de la decisión electoral se asocie determinada marca con determinado caso. PP-Gürtel, PSOE-ERE o Formación, por ejemplo. Se trata de una técnica recurrente y en muchas eficaz a corto plazo –caso de Camps en Valencia, que con las acusaciones iniciales de los trajes ganó un escaño– en los casos en los que se exige la asunción de responsabilidades y se cuenta con un importante caladero de votos y otros tantos que fluctúan en su intención.El PP denunció que “todo lo que ocurre pone en evidencia que la Administración carece de mecanismos para controlar lo que se recupera. No sabemos la cuantía reclamada y la cuantía reintegrada”, señaló la diputada Ruiz Sillero, dudando de las “cifras redondas” que ofreció la Junta tras meses sin respuesta. Miranda, también por el PP, señaló que la Junta “ha denunciado al funcionario” que denunció la “falta de procedimiento” en el “caso Invercaria” en lugar de perseguir el fraude. “No es lo mismo un ilícito penal que errores contables. No utilice la fiscalización cuando le interesa”, respondió Montero, cuestionando continuamente “de qué año habla” y acusando a la oposición de crear “una apariencia de que es ahora mismo” cuando “la Junta toma nota de todos los órganos de fiscalización y no difamamos como ustedes”.

Cristiano Ronaldo, Torres Hurtado, la importancia de un cambio a tiempo y una canción de Sabina

Granada tendrá nuevo alcalde para las fiestas de las cruces. Tras la sesión de hoy se inician los plazos que contempla la ley para la convocatoria del Pleno de elección. El máximo legal previsto es de diez días hábiles, el 10 de mayo como muy tarde. Hoy se celebra el Pleno para oficializar una dimisión que es «una y trina», con el cariz religioso que conlleva: el alcalde José Torres Hurtado, la delegada de Urbanismo Isabel Nieto; y el primer teniente de alcalde y presidente del PP de Granada, Sebastián Pérez. Padre, Hijo y hasta Espíritu Santo ha sacrificado el PP, en modo apostólico en una ciudad que rinde tributo a su toma por los Reyes Católicos, por tener alguna opción de salvar la Alcaldía. Conseguida la dimisión de Torres Hurtado por imposición de Génova y San Fernando, toda estrategia pasa por dilatar la toma del bastón de mando al máximo para que puedan surgir tensiones entre PSOE y Ciudadanos, por más que el «matrimonio» esté apalabrado en Madrid y Sevilla. Por «conveniencia», nadie lo esconde. Igual que la inercia es la propiedad de los cuerpos a mantener su estado de reposo o movimiento si no es por la acción de una fuerza, la convivencia aplicada a la política, y a los matrimonios, es la tendencia de los partidos a tirarse los trastos a la cabeza ya sea por meros celos, protagonismo o porque “la lavadora te tocaba a ti”. En esta línea de consejero espiritual, padrino, cuñado y/o suegra, Juanma Moreno señaló ayer que «C’s tiene puño de acero con el PP y guante de seda con el PSOE». Moreno defiende que no hay motivos para «regalarle a la izquierda» Granada y «condenar a los granadinos a tres años de inestabilidad».

La posibilidad de un adelanto electoral es otra de las bazas del PP: que Albert Rivera no quiera confundirse ante el electorado como el socio recurrente de los socialistas. Aquello de las malas compañías. De ahí que el PP recuerde que el PSOE tiene «43 imputados sólo en el caso de los ERE y hay cuatro directores generales imputados en el Gobierno de Susana Díaz». La hoja de ruta marca que en apenas una semana se convoquen los comicios generales. En menos de un año, de los ocho regidores del PP que había en las capitales de provincia antes de 2015, sólo quedará Francisco de la Torre. Los populares salvaron Almería y Jaén tirando de cantera y banquillo. En Granada, Torres Hurtado, después de tres mayorías absolutas y una cuarta victoria en minoría, a lo figura del Real Madrid o del Barcelona, se resistió a la sustitución. De aquellos barros, estos percances y estas lesiones. En Chamartín, que se juegan la Liga y la Champions, se arrepienten ahora de no haber cambiado a Cristiano (“Sí, qué quieres que te diga”, reconoció Zidane) ; y Rajoy y Moreno, que se juegan el Gobierno y la Alcaldía de Granada, lamentan ahora no haber forzado tras los comicios locales el final de la era Torres Hurtado. Paradójicamente, a quien más perjudica la dimisión es al PSOE. Sin alcalde, no hay moción de censura que pueda garantizar tres años de Gobierno para el socialista Francisco Cuenca, al poderse promover sólo una por mandato. El nuevo alcalde, por tanto, sí podría verse en esta tesitura.

C’s exige al PSOE, aparte de que Vamos Granada e IU no formen parte del Gobierno local, que haga dimitir a Mariano Lorente, concejal de Iznalloz y diputado del grupo socialista en la Diputación, investigado por unas presuntas contrataciones irregulares en el Ayuntamiento de esa localidad. El portavoz de C’s en el Ayuntamiento de Granada, Luis Salvador, ya negó que su partido tenga «una doble vara de medir», tras haber exigido al PP las dimisiones. Salvador confirmó que C’s sólo apoyará al PSOE en minoría y aseguró no tener dudas de que en el Pleno «va a salir» elegido Francisco Cuenca, porque se le están dando las garantías de que se van a cumplir sus exigencias y porque «el PSOE tiene que elegir entre cumplir lo firmado o perder la Alcaldía de Granada». El líder local de Ciudadanos señaló que su formación «promoverá la fórmula para que Cuenca salga», haciendo «lo estrictamente necesario» y «sin una demostración de cariño excesiva». Buscando que «el cariño» no vaya a más, el líder del PP-A, que promueve a la concejal de Turismo Rocío Díaz, indicó ayer que «C’s tiene una obsesión con el PSOE, le gustan las políticas y los dirigentes del Partido Socialista». Juanma Moreno está a nada de ponerle ojitos y cantarle el “Contigo” o el “Y sin embargo” de Sabina a Albert Rivera.

“Ochéntame otra vez”

Reza el «Volver» que inmortalizó Gardel que «20 años no es nada». «Febril la mirada» se presentó el PSOE de Andalucía, en el Casino de la Exposición de Sevilla, donde se realizó el histórico recuento a pizarra y tiza tras el referéndum del 28F, actual enclave del Festival de Cine Europeo. Cuando el guion de un velatorio parecía escrito tras el 20D, con las mismas, sirviéndose del cruce de efemérides, las reivindicaciones patrias y los pactos varios, Susana Díaz, con perfil de tanguista fiero, aprovechó los fastos para una suerte de bodas de coral –35 años, más uno en este caso– de la autonomía. Emulando a los Globos de Oro como preludio de los Oscar, que coinciden en fecha con el Día de Andalucía, la fiesta andalucista del PSOE, BSO de David DeMaría, fue un preludio de las Medallas de la Junta en el que se obviaron dos décadas de Gobierno de Chaves y Griñán, a los que la presidenta apenas nominó de pasada. Como intérpretes de color (de color negro, se entiende) en los premios de Hollywood. Los en otros tiempos actores principales Manuel Chaves y Pepe Griñán permanecen ocultos, como los meteoritos de la Antártida que guardan secretos del sistema solar, en el argumentario socialista, de los ERE a esta parte. Susana Díaz reivindicó la figura de Rafael Escuredo –con cuyo carisma se la ha comparado durante las campañas electorales– y de José Rodríguez de la Borbolla, Pepote para los presentes. La presidenta andaluza se presentó como garante de la igualdad de todos los españoles en la encrucijada política española.

El PSOE presentó a Escuredo y De la Borbolla como representantes de la experiencia de los primeros pobladores, como la memoria de los primeros hombres que fueron juntos a por la autonomía plena igual que a la conquista de la Antártida. «Quien llega al partido socialista es por el amor a una tierra», señaló Susana Díaz, en contraposición a los nuevos políticos «del odio». La presidenta andaluza defendió que «la igualdad es compatible con las singularidades» y se refirió «a los fenicios», «los emperadores de Roma», la apertura por parte de los andaluces «de Despeñaperros a los Reyes Católicos», «vimos irse llorando a un mulsulmán como Boabdil», «por el Guadalquivir llegaba el oro de América»… «Pero no queremos privilegios frente a otros. Eso es ser socialista», defendió. La corrupción fue la gran ausente del discurso de Susana Díaz. Se centró en la historia pero obvió los últimos 20 años, aunque sí mencionó el paro. Habló de «la tierra de las diez universidades públicas, los doce parques tecnológicos», la comunidad donde los cirujanos «operan mientras el paciente toca el saxo». «Cómo que no ha merecido la pena», cuestionó. «Andalucía no quiere ser como la que más –en referencia al discurso del desaparecido diputado de Podemos José Luis Serrano– sino que todas seamos más, que todos vivamos mejor», señaló. «Que cada uno se tome el café como quiera», defendió antes de alertar de los que quieren «unos españoles de primera y otros de segunda». «Siempre que se ha dividido, los andaluces hemos quedado en el vagón de los de segunda. Andalucía necesita cuanto antes un Gobierno sensible, sólido, que garantice los derechos a las personas, que diga que no a los que quieren dejar como papel mojado la Constitución, sensible como Pedro Sánchez», indicó. «También necesita Andalucía no seguir atrapados entre trileros, que llevan en su ADN el egoísmo y entienden la política desde el odio y el rencor», dijo. «Tenemos que saber estar a la altura. Este país necesita el ser andaluz», destacó Díaz. La secretaria general del PSOE-A señaló que «se pueden cambiar los estatutos, las leyes y hasta la Constitución, pero cada vez que asomen la desigualdad y los privilegios de unos frente a otros tendremos que poner sobre la mesa aquel 28F por el que luchó en Andalucía».

El ex alcalde de Huelva, Juan Ceada, se refirió como firmante del Pacto de Antequera, a la «igualdad y unidad». «Andalucía será el mayor aliado de Pedro Sánchez por la igualdad de los pueblos de España», dijo. También intervinieron el alcalde más novel de Andalucía, Rodrigo Rodríguez, de Cañada del Rosal, y la parlamentaria más joven, María Márquez. «Yo siempre he pasado el Día de Andalucía tomando pan con aceite y tocando el himno en la flauta», señaló. Proactivos, resilientes y asertivos. Emponderados con sinergia. Los cachorros del partido.

De la Borbolla, al que la maestra de ceremonias, Mercedes de Pablos, comparó con «el General Caster, que tanto te gusta», dio las gracias a Susana Díaz «por haberme convidado para este acto, esto es muy importante para mí». De la Borbolla destacó que «el 28F de 1980 ha sido el único día de la historia de España en que un único pueblo de España consiguió la única victoria contra los poderes centrales de España». «Otros pueblos se han enfrentado pero desde fuera de los marco legales. Nosotros ganamos. Con un modelo inclusivo, igualitario», señaló, para reivindicar la figura de Plácido Fernández Viagas. Sobre la actual encrucijada territorial, De la Borbolla hizo hincapié en que «lo importante es la financiación, las chorreras importan menos». «Andalucía como la que más, no. Y el resto qué. No ‘‘café para todos’’. El café no da de comer. No alimenta. Lo que hace falta es huevo frito con patatas y con embutido para todos. El embutido, el que cada territorio quiera, a ser posible», manifestó antes de acabar citando la Semana Santa: «To’s por iguá’, valientes».

Escuredo recordó la figura de García Caparrós, de Fernández Viagas –«el primero que levantó la voz para hablar de Andalucía»–, de Blas Infante, «porque también es nuestro». «En Almería también se ganó el referéndum», defendió, recordando que «votaron los muertos y los vivos tenían dificultades». «Sin Pepote –Borbolla– no hubiera habido Pacto de Antequera. Te mereces un homenaje», recordó. «Si tras 36 años gobernamos Andalucía es porque hicimos algo que quería el pueblo: salud, educación, políticas sociales». «Una criatura se quedaba en el paro y no tenía para comer», señaló, y el fantasma de Javier Guerrero se vislumbró en los subconscientes. Sobre Cataluña, explicó que «cuando el Estado hace aguas y la crisis ha masacrado, entonces es cuando vienen a morder los tobillos porque los ven frágiles». «Susana, te toca buscar políticas de unidad, al servicio del legado del 28F, te toca levantar una vez más tu voz, con responsabilidad, con un federalismo que integre en un proyecto común. Advierte a quien te quiera oír, que este pueblo una vez se puso en pie y se puso a caminar y si es necesario otra vez nos pondremos en pie para defender la unidad, la igualdad», señaló Escuredo a la líder andaluza, homenajeando veladamente en un mediodía ochentero, en relación a los pactos de Pedro Sánchez, a uno de los mitos de la década o cuando Lola Flores dijo sobre el escenario, ya asfixiada por Hacienda -que entonces aún éramos todos-, aquello de «pero el pendiente, Íñigo, no lo quiero perder». O lo que es lo mismo (pero no es igual), como una plegaria: Susana Díaz, “ochéntame otra vez”.

“The truth is out there”

«Yo no entiendo de venganzas ni perdones. El olvido es la única venganza y el único perdón», sostenía Borges, presuntamente autor de cabecera de Zapatero y a ello se agarra el PSOE. Chirbes esculpió a tinta que un delito es «un negocio sin capital inicial» emparentando con la máxima de Balzac: «Detrás de la fortuna, el crimen». Podemos suscribe. El resentimiento del PP aspira a ser fructífero asido a Asimov: «Negar un hecho es lo más fácil; mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho». El Parlamento constituye hoy la comisión de investigación sobre el fraude en la formación, la segunda, tras los ERE, en los últimos 20 años. La crispación, lejos de la voluntad común de esclarecer la gestión de los fondos de formación desde 2002, es la única constante hasta ahora tras el bloqueo de las iniciativas que preceden a la constitución de la comisión.

El PP propone que el presidente de la comisión sea rotatorio y por sorteo. En Génova 13 la lotería es una forma de vida. En la calle San Fernando es toda una estrategia.De hecho, algunas voces apuntan que en el alma de Juanma Moreno mora un niño de San Ildefonso. «Hablo con la autoridad que da el fracaso», dijo F. Scott Fitzgerald y evoca el portavoz parlamentario del PP-A, Carlos Rojas. C’s se opone a la petición popular y propone a su diputado Julio Díaz, que también contaría con los votos socialistas. C’s, como «jugador número 12» del PSOE. En este arranque de legislatura, los cuadros de Ciudadanos se han destapado como más de Susana Díaz que en la misma Triana. Juan Marín acumula méritos para ser el padrino del pequeño “Chicharito”. Podemos postula a Begoña Gutiérrez como presidenta de la comisión en los ratos libres que le dejen las rencillas con Participa Sevilla, el franquiciado podemita que les ha salido un poco rana; IU presentará candidato si hay consenso y el PSOE renuncia a esta posibilidad. El PP pretende que declaren Susana Díaz y los ex presidentes Chaves y Griñán. El portavoz socialista, Mario Jiménez, exige «seriedad y rigor» y sostiene que «no tiene ningún sentido» citar a Díaz. Podemos recalca que no permitirá un «desfile» de cargos sin depurar responsabilidades. Hasta julio, la Junta ha reclamado la devolución de 71,9 millones por ayudas concedidas desde 2007 sin justificar. La Administración concedió 1.613 millones. Hasta 18 juzgados investigan el fraude en los cursos de formación. Para abrir boca, la nueva temporada de Expediente X arranca con homenaje en las Cinco Llagas. Pasarela de otoño. «The truh is out there».

Carmen Rengel

XIs39r10Los organismos bioluminiscentes emiten luz transformando energía química en lumínica, en descripción de Cayo Plinio II el Viejo. Si una luciérnaga aprende a escribir, resulta que la luz se transmite como palabra. Ella está hecha de respeto y talento. Tiene algo que escasea en estos tiempos de hambre de pan y hambre de abrazos: conciencia y memoria. Y está tocada por el bendito don maldito de la más grande vocación que jamás he visto en mi vida. El día que no informe –de lo que sea, desde donde sea-, el periodismo habrá publicado su propia esquela. Se alimenta de sueños. Tiene nombre de verso y una especie de karma con Jerusalén, la tierra prometida. Habla de Soledad Gallego-Díaz, de Arturo Pérez Reverte –al que llama “el jefe”- o de Manu Leguineche como quien describe las estrellas de la constelación de Andrómeda. Y resulta que Gallego Díaz, Pérez Reverte, Leguineche y todo el oficio de periodista –de contar historias, como ella dice y sabe; de alumbrar las sombras, porque la realidad es un cuadro de Caravaggio- está en deuda con ella. Es del Atleti, porque –como todos los que ansían más que nada en el mundo la justicia-, se alinea con los que tienen todas las papeletas para perder. Con los que luchan, a pesar de que lo más probable sea la derrota. No por melancolía o masoquismo, a lo Saramago –”La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva.”, decía-, sino porque sabe que el mayor éxito de una victoria consiste en aprender a ser más humilde. (Para ir con los grandes, ustedes me perdonen, vale cualquiera). Lee todo y conoce todo, que es el principio para saber que uno nunca sabe nada. Morricone debería ponerle música a sus días. Y que cante Madredeus. Porque es una mujer de cojones. O de ovarios, no se enfaden los profetas de la (falsa) igualdad. En otra vida, fue mosquetera. En ésta, es periodista. Que no es lo mismo, pero –con la que está cayendo- es igual. “El conocerme a mí mismo ya me va costando muchos momentos de abismo y el qué y el cómo y el cuándo”, cita a Rubén Darío, “Mar latino”, en su Baluarte de San Gervasio; cerca del balance de los caídos –los daños colaterales, que diría algún ‘hijodelagranputa’, en Irak, la guerra que Occidente se inventó, porque, oiga, los niños de los señores que producen armas –una industria, curiosamente, en manos de los cinco países que deciden sobre la paz mundial- también tienen que comer y derecho a que sus padres tengan fondos para comprarles alguna pistola de juguete, que el negocio hay que ir mamándolo desde chicos. Es de esas compañeras –lo ha demostrado mil veces- con las que uno sabe que si un tiro viene a ajustarte las cuentas con el destino ella se va a poner en medio para frenar el golpe. Así le cueste la vida, el suelo que pisa, el techo que habita y cambiar por completo sus días. Se inmoló hace unos meses, con la puñalada trapera que supuso el ERE –que debería incluirse como epílogo al libro de Thomas de Quincey: “El asesinato como una de las bellas artes”- en El Correo de Andalucía, sintiendo en carne propia el daño licuado de la especie. Como, dentro o fuera, nada iba a ser lo mismo, se agarró a su sueño, igual que el Principito, aprovechando una migración de pájaros silvestres, y se fue a Oriente Medio, negándose a bajar de la esperanza. Es de esas personas que no tienen por qué hacer ciertas cosas, y sin embargo, las hacen. Fronteriza, y feliz, en la frontera. Donde un sístole es de vida y un diástole es de muerte. Debería vivir en un faro, porque ilumina lo que toca. La prensa de Sevilla vale menos sin ella. El periodismo mundial se revaloriza con ella en la trinchera. Mientras ella siga, el oficio está vivo. Se llama Carmen y se apellida Rengel. Ahora escribe en Mediterráneo Sur, en Periodismo Humano, en En La Zona Cero, manda reportajes a Canal Sur –por libre, porque ella es libre-, ha sido la voz de la Ser y los ojos de El País sobre lo que se cuece en Israel. Y no se queda en los datos, se adentra en las personas, que es donde está la vida. Por las ruinas de Jerusalén –las ruinas del mundo- se la ve caminar –oídos atentos, ojos abiertos- libreta y bolígrafo en mano -mientras el mundo se impregna de formas rizadas color satén invierno-, caminando en lo alto de un sueño. Y como en otra vida fue mosquetera -igual que Athos, Porthos, Aramis y D’Artagnan-, dios o el diablo la guardan.

El soldado Ryan no tiene quien le escriba

Sevilla 02-05-2012 Debate de investidura del candidato a la Presidencia de la Junta Foto: Manuel Olmedo

Retrato de Viera con Zarrías de fondo. 
Foto: Manuel Olmedo.

El PSOE-A lanzó ayer dos ideas fuerza. No deja tirados a «los suyos» y «Chaves y Griñán son dos caballeros que se visten por los pies». Los socialistas andaluces han propuesto como los cinco representantes que le corresponden en el Senado a su secretario de Organización y diputado autonómico Juan Cornejo; el ex parlamentario andaluz José Caballos; y los ex consejeros Elena Víboras, Francisco Menacho y Mar Moreno, recién exculpada por el Tribunal Supremo en el «caso de los ERE». El PSOE premia a dos ex consejeros ahora sin cartera como Víboras y Menacho; y «rescata» a la ex presidenta del Parlamento, que repetirá en el Senado.

Mario Cornejo defendió la trayectoria, la valía, la formación y las cualidades humanas y personales de Mar Moreno. Habló del «respeto» de los compañeros y aseguró que no hay ningún motivo para que la ex diputada, a la que se buscó abrigo en la Cámara Baja para conservar el aforamiento, no siga siendo senadora. La dirección del PSOE-A defendió la «honestidad y honradez» de los ex presidentes Chaves y Griñán, negando que el «caso ERE» tenga como base una «red clientelar». «El PSOE cumple con sus compromisos y con su palabra y ahora también lo va a cumplir», señaló. Los «dos caballeros que se visten por los pies» –Chaves y Griñán– son, además, «dos grandes personas» y «en ningún momento se les acusa de haberse llevado ni un solo euro». Ninguno llegó a la política con intención de «aprovecharse o enriquecerse». En cualquier caso, oficialmente no consta que Ferraz les vaya a pagar la defensa. «Enemigo a las puertas».

En relación a Viera, Cornejo lamentó su decisión de no dejar el escaño tras abandonar la militancia socialista «después de 30 años en el PSOE». «Un mal final para un político acabar como un tránsfuga para los meses que quedan», añadió. De las dos ideas fuerzas lanzadas por el PSOE andaluz subyace una tercera implícita. Si Griñán y Chaves «son dos caballeros que se visten por los pies», en contraposición, Viera, al no renunciar a su acta en el Congreso, no atesora esta dignidad, no se viste por los pies, no es un caballero o todo a un tiempo. En su condición de ciudadano romano, San Pablo fue degollado con una espada por Nerón en lugar de ser crucificado. Como aforado, Viera –versión oficial del PSOE– prefiere el oprobio de su propio partido a la posibilidad de comparecer ante la jueza Alaya. Viera, bajo el signo de Hernán Cortés, cuyos restos ni son ni se espera que sean visitados por los Reyes de España a su paso por México. Escondido y olvidado en una iglesia cerrada en el país azteca y, pese a todo, conquistador y artífice de una de las mayores (y más sangrientas) gestas de la historia. No está bien visto reconocer la valía y los servicios prestados al Imperio (español o socialista). El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pidió ayer «perdón» por la «deslealtad» del ex consejero de Empleo y ex secretario general de los socialistas en Sevilla. «Pido perdón a los ciudadanos porque este señor –el término que usó Susana Díaz emulando a Carlos Floriano con Bárcenas– ha sido elegido diputado con las siglas del PSOE. Viera ha traicionado la confianza de los militantes y pido perdón por el mal ejemplo», dijo.

Viera señaló en la Ser que al no renunciar al acta usa su derecho al aforamiento «porque durante cuatro años he recibido a través de los medios, por filtraciones de los autos y atestados de la Guardia Civil y la Policía, que yo jugaba un papel esencial en las ayudas de la Sierra Norte de Sevilla». Según Viera –que cobra 4.636 euros al mes, no ha presentado ni una iniciativa en el Congreso y tiempo atrás aseguró que el aforamiento le perjudicaba–, ante el TS «es la primera vez» que ha podido defenderse. El ex presidente del IFA dijo no temer «al juzgado de Instrucción 6 ni a ningún otro». Defendió que es «un señor» y recordó que Susana Díaz trabajó en el PSOE de Sevilla con él «seis años» y le enseñó «a ser una persona leal y democrática, orgánica, institucional y personalmente». «He sido un buen socialista, he puesto capacidad y honradez al servicio de los ciudadanos y en este momento de despedida esa tristeza me embarga y me llevo esa amargura». El soldado Ryan no tiene quien le salve ni quien le escriba. Se escucha en la grabación del «caso Mercasevilla» que desembocó en la causa de los ERE: «La Junta ayuda a quien le ayuda».

Donde habite la investidura (“La Realidad y el Deseo”)

El presidente del Parlamento, Juan Pablo Duran, se reune con el

El reflejo de Carlos Rojas, Juanma Moreno y Loles López en el Parlamento de Andalucía. Todos los derechos de Manuel Olmedo: http://manuelolmedofotografo.blogspot.com.es/

Las primeras impresiones carecen de segundas oportunidades. El presidente del PP-A, Juanma Moreno, defendió ayer «otras recetas económicas para que Andalucía deje de ser líder de paro» y aseguró que quiere llevar una parte del programa electoral del PP al Gobierno andaluz, «porque puede ayudar a crear empleo y riqueza, y ha sido apoyado por más de un millón de andaluces». «Una parte de ese programa debería plasmarse en distintas iniciativas», señaló Moreno, que indicó que «no ha habido ningún cambio ni propuesta del PSOE que posibilite un cambio de la posición del PP» en relación con la investidura.

Moreno –que se reunió ayer con el presidente del Parlamento y le trasladó que está «muy en desacuerdo» con el reparto de la Mesa y va a recurrir–reiteró que «lo importante es un cambio de programas pero no hemos visto cambio de actitud en el PSOE en las materias que consideramos fundamentales».

El presidente del PP-A destacó la necesidad de «un paquete de medidas de protección a los más vulnerables, porque hay muchas promesas incumplidas en políticas sociales». Moreno señaló entre sus prioridades «iniciativas en materia de regeneración ética y democrática, que logren más transparencia y mayor fiscalización del Gobierno», así como una comisión de investigación de los cursos de formación. Insistió en que no ha habido en el PSOE «ningún cambio en materia económica y nosotros no estamos para negociar puestos o recursos sino iniciativas positivas para el conjunto de los andaluces». Moreno señaló que «no cierra la puerta a hablar con ningún grupo parlamentario» pero recordó que «Díaz, que ha ganado elecciones, tiene que conformar mayoría social y para eso tiene que moverse, acercarse a los grupos, ceder, buscar puntos de encuentros y dialogar». Por tanto, emplazó a Díaz a que «de una vez por todas coja el toro por los cuernos y empiece a trabajar para generar una mayoría en torno a ese Gobierno que quiere conformar». El PP no ve «posibilidad alguna» de facilitar la ascensión de Díaz.

«La Realidad y el Deseo», en mayúsculas por indicación del autor, pasa por la biografía poética de Cernuda, que desde el exilio dibujó en «Ocnos» una Sevilla al margen del canon de la sevillanía. Al margen del cortijo. La líder de Podemos, Teresa Rodríguez, negó «tajantemente» que la formación morada haya llegado a «ningún tipo de acuerdo con el PSOE» para la investidura de Susana Díaz, a la que afeó que «confunda el deseo con la presión». «Es una forma de presionar y yo no la veo sana. Trasladar a los ciudadanos que no hay Gobierno en la Junta y que hay un bloqueo es reconocer la incompetencia propia», señaló.

Rodríguez recordó que Chaves y Griñán abandonan (en diferido) por «la presión de partidos como el suyo» y calificó como «patéticas y vergonzosas» las excusas ofrecidas. «Chaves se ha quitado de en medio con muchísima cobardía y asume cierta responsabilidad aunque sea de tapadillo, pero queremos cambiar la vida de los andaluces más allá del ámbito de lo simbólico. Hay una relación directa entre su decisión y el debate de investidura». «Poco o nada ha cambiado», dijo. «Lo que pedimos es sencillo, de coste cero, de sentido común. Que respondan a esas tres propuestas (dimisión de Chaves y Griñán, no tratar con bancos que desahucian y recorte de altos cargos) y dejen de jugar al juego de tronos», añadió. «La Realidad y el Deseo» incluye los poemas «Los placeres prohibidos» y «Donde habite el olvido». La posición de Podemos sigue siendo rechazar la investidura.

Ciudadanos asegura también que se opondrá en la votación, ya que el PSOE no ha exigido a Chaves y Griñán que dejen sus escaños ni ha respondido a su pacto anticorrupción. Fuentes de C’s señalaron a Efe que no hay «ningún motivo» para apoyar a Díaz porque no ha habido respuesta a sus exigencias. C’s exigió la marcha «por escrito» de los ex presidentes y el PSOE le ha enviado un mensaje de texto para proponerle una nueva reunión. La hipotética abstención de C’s, en cualquier caso, no es suficiente para la proclamación de Díaz.

El presidente del Parlamento, Juan Pablo Duran, se reune con el

Mario Jiménez y Francisco Cornejo, los negociadores del PSOE- A. Todos los derechos de Manuel Olmedo: http://manuelolmedofotografo.blogspot.com.es/

El PSOE, ante la ausencia de candidatos a la Presidencia por parte del resto de grupos, sigue vendiendo que es “optimista” y confía en un acuerdo antes del 24M, igual que las gitanas de la Plaza de España venden amores eternos y flores que no se marchitan. Mario Jiménez y Francisco Cornejo, tras el encuentro con el PP, recordaron que los populares son un «partido de Gobierno» que es «consciente» de que tiene la «obligación de aportar estabilidad». El PSOE insistió en que la campaña de las municipales no debe «interferir» en la investidura y pasar del «en funciones» a la «plena competencia». «Lo normal es la desgracia; y lo accidental, la chispa, el optimismo y la sonrisa permanente». La cita es de J. M. Coetzee y el título de la obra, «Desgracia». Susana Díaz ofreció ayer de nuevo diálogo a todos los partidos para abrir un «nuevo tiempo en la política en España y Andalucía».

“Hasta que la política nos abandone” (una canción de Perales)

«Aunque haya ganado las elecciones, jamás olvide que al final va a perder el poder. Prepárese usted. La victoria de ser presidente desemboca fatalmente en la derrota de ser ex presidente. Prepárese usted. Hay que tener más imaginación para ser ex presidente que para ser presidente. Porque fatalmente dejará detrás de sí un problema con nombre: el suyo». Lo escribió Carlos Fuentes en «La silla del águila» como si tuviera presente la situación de Chaves y Griñán; no hace tanto, amigos, compañeros de cineclub y residentes en Sevilla.

Manolo (Chaves) y Pepe (Griñán) son ya un retrato abocado al sepia, historia de cuerpo presente de la Junta y del PSOE andaluz, que no es lo mismo aunque desde hace tres décadas parezca que es igual. La de Chaves y Griñán es una renuncia en diferido, como la indemnización por el despido de Bárcenas. «Las mayores mentiras se dicen siempre en silencio» (Robert L. Stevenson). Chaves y Griñán se marchan motu proprio. «Por motivos personales» pero empujados por el partido, la situación y el bloqueo del Parlamento. La salida menos honrosa (y “virgencita, que me quede como estoy”) tras una vida en la política. El fin del trayecto, en diferido, con la certeza, aunque en voz alta se niegue, de que, salvo excepciones, en España nadie deja la política sino que es la política la que abandona al político.

Tras el titubeo característico de su oratoria y la imposición consecuente del paso dado por Griñán anunciando su salida «para evitar presión al partido», Chaves comunicó a Ferraz que no se presentará de nuevo como diputado por Cádiz. Chaves no ha podido manejar los tiempos tras ponerlo su otrora amigo Griñán a los pies de los caballos, (los) Podemos y (los) Ciudadanos. En Ferraz, si no directamente sí con indirectas, como en un monólogo de Gila, le señalaron la salida a Chaves, que cumplirá 70 años en julio y fue diputado en las primeras elecciones democráticas (1977), presidente de la Junta 16 años y vicepresidente del Gobierno. Desde San Telmo, la respuesta de Susana Díaz al correo de Griñán con asunto «por mí que no quede, que no se diga, ahí os quedáis» fue un lacónico: «Déjame a mí que yo gobierne esto».

Aunque animales políticos ambos, la naturaleza de Chaves y Griñán es muy diferente. Chaves sólo aceptó, cuando se escuchaba el tantán de guerra de los ERE, una escapada «hacia arriba», de la mano de Zapatero, en la Semana Santa de 2009. Se trata de dos personalidades complementarias si se quiere pero antitéticas. Uno, listo y experto en el arte del status quo; inteligente, culto y no exento de soberbia, el otro. Ambos, tan cercanos antes y alejados desde que Chaves eligiera por democracia dactilar como sucesor a Griñán, se exponen ahora, con el fin de su aforamiento, a formar parte de la instrucción de la jueza Alaya. La renuncia de los ex presidentes, de facto, al margen del valor simbólico, sólo les afecta a ellos mismos en tanto el burladero aforado del Congreso y el Senado se derrumba. Los ex presidentes no han podido salir por la Puerta del Príncipe. Del desarrollo del proceso judicial dependerá que haya puerta de enfermería. La situación procesal de Griñán, como ex consejero que desoyó los informes de la Intervención, se antoja más complicada que la de Chaves. También difiere la aceptación de la realidad procesal, una vez desterrada la teoría de «los cuatro golfos» (Chaves y después asumió la tesis Griñán) y el «es imposible que la jueza me impute» (Griñán dixit). «No hubo un gran plan pero hubo un gran fraude», mantuvo Griñán en el Supremo. «He renunciado a todo, qué más quieren que haga», señaló tras su renuncia. «Yo no renuncio a nada», indicó Chaves, que en el Supremo se limitó a señalar que no sabía nada o que le era imposible conocer a los 200 directores generales de las consejerías, entre ellos, Guerrero. «No soy ningún Superman», indicó en la SER, con el pensamiento de reojo en el orgullo de su antiguo amigo Pepe. Griñán trató de manejar la situación heredada tras Chaves, de crear (leves) cortafuegos con las ayudas, de separar el PSOE de la Junta, algo que pronto vio que era como extirpar un parásito del órgano anfitrión y a lo que acabó renunciando en nombre de un bien mayor: conservar el poder. Retrasó las elecciones en 2012, consiguió una dulce derrota para gobernar y en 2013 se marchó por «motivos personales». Como ahora Chaves. Esta vez Griñán sí ha admitido la erosión por los ERE. En un comité director, Griñán alzó la voz y echó en cara a los presentes la situación. «Todos sabéis de dónde vengo y cómo me iré. No todos podéis decir lo mismo». Los presentes agacharon la cabeza. Después siguieron conspirando.

«Cuando el tiempo nos alcanza»
En la primera parte de su biografía, Alfonso Guerra citaba a Percy Shelley: «Nadie apedrea un árbol que no esté cargado de frutos». Los nuevos partidos han puesto en el punto de mira a los ex presidentes, igual que el cazador buscar cobrarse una pieza de caza mayor, en el nombre de la regeneración democrática. Se trata más de un gesto simbólico que del fin de una era. A los ex consejeros imputados en los ERE nadie les ha pedido su dimisión. A Alfonso Guerra, en la infancia, le llamaron el «resucitado» porque sobrevivió a una enfermedad de las que se te llevaba por delante. Ni Chaves ni Griñán han sobrevivido a los ERE, por más que hayan tratado de alargar la agonía. Cuenta también el Guerra en sus memorias que un día le cogió Felipe y le dijo: «Alfonso, si tú ves que yo algún día pierdo el sentido de la realidad, me desvío de la senda acertada, adviértemelo para corregir inmediatamente. Y si te ocurre a ti, yo te llamaré la atención». El auriga que susurra al oído «recuerda que eres mortal». Memento mori, que en el caso de Chaves y Griñán suena al “Frente a frente” de Jeanette con unos ojos cargados de mirada y la postdata: «Que Alaya nos coja confesados. Hasta aquí hemos llegado».

“Casados a primera vista” y los cementerios de Pekín (con Maná y Antony and The Johnsons de fondo)

Susana Diaz se Reune con Teresa Rodriguez de Podemos

Susana Díaz y Teresa Rodríguez en San Telmo, cedida por Manuel Olmedo: http://manuelolmedofotografo.blogspot.com.es/

La doble negociación en el Parlamento de Andalucía –investidura y formación de la Mesa–se adentra ya en la fase «contrarreloj», a 48 horas de la constitución de la Cámara y tras varios encuentros, al menos de cara a la galería, instalados en el bucle melancólico de la negación. Tras el fracaso con el PP, el PSOE busca hoy un acuerdo con Podemos y Ciudadanos, coincidiendo con la declaración de Chaves en el Tribunal Supremo. La conformación de la X Legislatura y la aclaración de la posible X de los ERE coinciden en el tiempo.

La candidata socialista Susana Díaz pretende poco menos que una recreación de «Casados a primera vista» entre las formaciones. La escuela pragmática del PSOE de Sevilla que corre por sus venas de «roja y decente» entronca con una máxima: «Conmigo o contra mí». No valen medias tintas. Francisco Cornejo y Mario Jiménez, los negociadores socialistas, se adhieren al discurso del liderazgo norcoreano. «O dejan gobernar o que presenten una alternativa», defienden los socialistas. De las reuniones, los emisarios de uno (PSOE) y otros partidos con representación en la Cámara salen con semblante consternado. En la negociación, la repetición y la aflicción son las constantes, como si de un disco de Maná se tratara. Su «Grandes Éxitos» en bucle, que es como la teoría del eterno retorno aderezada con coros de Antony and The Johnsons. Susana Díaz habla de no «boicotear» la investidura y advierte de que «o gobierna el PSOE o gobierna el PP con Podemos». «No hay otra aritmética en el Parlamento andaluz», señaló. El PSOE-A llama incluso a la responsabilidad del PP y de Rajoy para que Díaz sea la presidenta. Desde Ferraz, Pedro Sánchez señala a los «nuevos partidos». Habla, incluso, de comunicación constante con la presidenta en funciones de Andalucía, lo que quiere decir que sus números 2 se mandan mensajes por WhatsApp.

La secretaria general de Podemos, Teresa Rodríguez, indicó que acudirá al encuentro con el «no» a la investidura de Susana Díaz por delante y si aceptan sus tres propuestas de «sentido común» (dimisión de Chaves y Griñán, no trabajar con bancos que desahucien y recortar altos cargos) será cuando empiecen a «hablar de otra cosa». Teresa Rodríguez criticó el «esfuerzo» del PSOE y de Susana Díaz por trasladar a Podemos «la presión de dejar pasar su investidura» cuando «quien tiene la responsabilidad de dejar pasar una mayoría del PSOE-A en el Parlamento es el PP». «Nos dan miedo las mesas camilla, no nos gustan las reuniones a puerta cerrada», señaló Rodríguez sobre la negativa de los socialistas a retransmitir los encuentros. El encuentro de hoy entre PSOE y Podemos será el primero tras la entrevista y el homenaje a la comunicación no verbal en San Telmo entre Susana Díaz y Teresa Rodríguez. Podemos desveló a pocas horas de su reunión bilateral con el PSOE-A un documento de «propuestas para el consenso» remitido por los socialistas que incluye la aprobación de una Ley de Renta Básica y de una Ley de Protección y Asistencia a colectivos vulnerables «especialmente en lo referente en suministros vitales como luz y agua» o el impulso de un «plan de excelencia de la formación profesional».

Ciudadanos, por su parte, también remitió un decálogo al PSOE como paso previo para negociar. Una de las líneas rojas del partido de Albert Rivera pasa por la dimisión de Griñán y Chaves, quien estará declarando cuando arranque el encuentro a las 13:00 horas con los socialistas en el Parlamento. En el primer encuentro con C’s, según el PSOE, hubo «grandes aproximaciones y un punto de partida de entendimiento» y que podría producirse un acuerdo en relación al pacto anticorrupción que propone C’s.

Los cementerios de Pekín
La composición de la Mesa del Parlamento tampoco pasa por una cuestión baladí. No se trata de un simple reparto de sillones, más sin una mayoría absoluta. Juan Moreno Yagüe, diputado por Sevilla de Podemos, se postula como posible vicepresidente de la Mesa, una de las «cesiones» para que todos los partidos estén «cómodos» que barajan los socialistas. «Ese pacto institucional que ofrecemos lo hacemos desde la generosidad de no dar por cerrado que nos corresponda por ejemplo la vicepresidenta primera», indico Cornejo. En la Mesa del Parlamento, como en los cementerios de Pekín, no caben todos y las formaciones recuerdan al poeta polaco Stanislaw Jercy: «Al derribar las estatuas, dejen los pedestales, siempre pueden ser útiles».

PSOE y PP cerraron ayer otro encuentro infructuoso de alrededor de una hora. Instalados en el mecanismo de defensa del armadillo, llaman al «diálogo» sin entendimiento. Los populares reclaman dos de los siete miembros. El PSOE reivindica que le corresponden tres y pretende uno solo para el PP. Según el reglamento, la Mesa del Parlamento debe estar compuesta por todos los partidos con representación en la Cámara. La disputa está en el reparto de los otros dos miembros restantes.

El secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, señaló que el PP «parece que no se entera del resultado electoral», recordando que si cada partido se vota a si mismo, el PSOE conseguiría tres miembros y «el PP con los votos que tiene, sólo le corresponde uno». Cornejo rechazó que se trate de un «ordeno y mando» del PSOE y señaló que el jueves estén «más o menos de acuerdo» se constituirá el Parlamento.

La secretaria general del PP-A, Loles López, indicó que «la situación está en el mismo lugar que en la última reunión» y achacó a los socialistas que «no quieren dialogar» y siguen «con el ordeno y mando». «Reclamamos lo que nos han dado las urnas», indicó. Carlos Rojas, por su parte, señaló que «Díaz debe percatarse de que el diálogo hay que ejercerlo día a día porque eso es lo que han demandado los andaluces en las urnas». El portavoz popular aseguró que aunque parezca obvio a Susana Díaz «no le queda claro que la Junta de Andalucía no es el PSOE». Rojas consideró que la líder socialista «ha perdido el control de la situación» y «busca desesperadamente a Podemos» para gobernar, ya que «ni siquiera puede garantizar la investidura».

Sobre una ampliación de la Mesa, el PP indicó que es una situación que el PSOE, «si quiere verla, la puede ver». C’s, por su parte, no la va a «vetar» aunque no sea su propuesta al considerar que el actual número es «suficiente». Podemos se opone a más altos cargos. En 48 horas, la X de la ecuación estará resuelta.