“Yo también tendré que descansar”, un homenaje a Blas Infante en el Parlamento

160705 Blas Infante

Juanma Moreno, en el homenaje a Blas Infante, con Susana Díaz y Chiqui Jiménez Barrios abanicándose en segundo plano y la consejera María Jesús Montero en modo “Éxtasis” de Santa Teresa. Foto del PP-A.

Un 11 de agosto, hace 80 años en el kilómetro 4 de la antigua Carretera de Carmona, fue asesinado Blas Infante. En torno a esa fecha y en ese punto su fundación celebra un homenaje en el que suelen destacar las ausencias. La efeméride encarta mal. El calendario laboral manda. Como solía alegar un antiguo jefe de sección, «yo también tendré que descansar». “¿Y yo cuándo como?”, añadiría el maestro Araújo. El Parlamento en su sede de las Cinco Llagas conmemora su nacimiento coincidiendo, ahora que la Transición está tan en boga, con los 40 años (y dos días) de la investidura de Suárez, contrario en principio al «café para todos». La presidenta de la Junta, Susana Díaz, reivindicó la figura y el legado del padre de la Patria Andaluza en el aniversario capicúa, 131, de su nacimiento, llamando a llevar a cabo «de una vez por todas» una reforma del estado de las autonomías para construir «un país más atractivo». «Se trata de construir una España de progreso, dentro de una Europa que tiene que ser más solidaria, más humanitaria y respetuosa con esos ideales más profundos que por historia nos unen».

En la batalla de Adrianópolis el ejército de Licinio fue duramente mermado con 35.000 bajas gracias al ataque por sorpresa de Constantino. En las pasadas elecciones, también sorpresivamente, el PP sacó 99.000 votos más que el PSOE en la comunidad. Se cayó un mito, el de la imbatibilidad electoral de Susana Díaz, y está por ver si no era de porcelana. Los socialistas andaluces sobrellevan el síndrome postraumático. El organismo del perezoso deja de funcionar a las dos semanas de haber muerto. Apenas han pasado diez días desde las elecciones. En «La vida de Pi», no obstante, se contrapone la lentitud de este folívoro con la vertiginosa velocidad de las alas del colibrí, que no se llegan a percibir. Como el «sorpasso» del PP o el hecho de que sea en Andalucía donde la confluencia de Unidos Podemos más creciera en votos coincidiendo con la mayor pérdida de votantes del PSOE de España. El perezoso emparenta en parte con el armadillo, con fama de resistente. La primera muerte del bipartidismo en España implicó repetir elecciones tres veces hasta 1920. El notario de Casares tenía entonces 35 años, la misma edad con la que Susana Díaz se convirtió en Secretaria de Organización del PSOE-A. Maternalmente, Susana Díaz señaló ayer que es Blas Infante «quien guía nuestros pasos en el Parlamento». Sin su arquitectura ideológica, «la Andalucía que hoy conocemos sería otra bien distinta». «Nos debe inspirar para trabajar siempre con responsabilidad y nos debe comprometer a actuar siempre por el bien común», indicó Díaz. «Sin querer ser más pero tampoco menos que nadie, Andalucía alza su voz para defender una España en igualdad, en armonía, en la que todos los ciudadanos tengan los mismos derechos vivan donde vivan», señaló, como ya hiciera durante la campaña electoral, presentándose como garantía de la unidad nacional. La presidenta señaló que el populismo siembra «intranquilidad e inseguridad» y puso como ejemplo la situación del Reino Unido con el Brexit.

Había en la República de Roma dos caminos al poder: el cursus honorum y la carrera de las armas. El resultado del PP-A en las pasadas elecciones se enmarcaría en la primera casuística. El presidente del Partido Popular Andaluz, Juanma Moreno, destacó la valiosa lección de Blas Infante mostrando la posibilidad de poder cambiar. «El cambio no se hace desde la resignación y el miedo, sino desde la reivindicación y la valentía», apuntó. Entretanto, Susana Díaz y su vicepresidente se abanicaban y la consejera de Hacienda se imbuía en los rayos de sol. «El cambio a mejor es posible siempre, en eso tenemos que ser ambiciosos. No hay que mirar atrás, sino siempre adelante. No hay recrearse en el éxito ni lamentarse con el fracaso. Que ni lo bueno ni lo malo nos paralice», indicó. «Siempre se mostró orgulloso del ingenio andaluz y reclamaba no caer en la resignación ni en el lamento del agravio», agregó. «No debe existir miedo cuando de lo que se trata es de hacer Andalucía, de hacer de Andalucía una comunidad que cree empleo para todos y genere riqueza, que sea referente de progreso e igualdad de oportunidades y una comunidad en la que sus gobernantes sean ejemplo de rectitud y de ética», sentenció. Moreno pidió «afrontar ese reto entre todos, sin dogmatismo, ni sectarismo y sin patrimonializar lo que es de todos los andaluces porque así, con esos mimbres, se hará otra cosa pero no se hará Andalucía». El líder popular sostuvo que «ante la incertidumbre, Andalucía debe reivindicar con más fuerza que nunca, nuestra cualidad como inspiradora y como parte esencial de España».

Teresa Rodríguez, con la bandera andaluza que le legó el diputado José Luis Serrano, pidió recuperar «el reto» de la autonomía y apeló a la emoción como Rajoy en un campo de alcachofas. «Autonomía es la seguridad de poder darle de comer a tus hijos, autonomía es la seguridad de que puedes conservar tu puesto de trabajo aunque reivindiques que se cumpla la normativa laboral; y autonomía es saber que tenemos un futuro próspero propio». Por Ciudadanos, que lleva en su programa la recentralización del país, Julio Díaz, destacó que Blas Infante fue un «precursor de cambios irreversibles». El diputado de IU José Antonio Castro reivindicó que «Andalucía sea como la que más». Como escribió Henrik Ibsen, y recordaba Francisco Javier Recio en la última página de El Mundo de Andalucía -cuya pérdida habría llorado Blas Infante-, «sólo lo que se pierde se tiene para siempre».

Anuncios

Licantropía electoral

MO Parlamento, preguntas a la presidenta Susana Diaz 078

Parlamento, preguntas a la presidenta Susana Díaz. Fotón de Manuel Olmedo.

La «licantropía clínica» es un síndrome en el que el paciente cree que puede convertirse, o que se ha transformado ya, en un animal. Con el anuncio de nuevas elecciones –advenimiento, por otra parte, presente del 20N a esta parte–, el político sufre unos síntomas que sólo acaban, si es que terminan, la noche de autos electoral, tras la consabida «fiesta de la democracia» en la que todos los partidos impenitentemente ganan. El Parlamento no es ajeno a los designios electorales. Más aún, viene siendo lo que Guernica a la Gran Guerra mundial. Un laboratorio, un anticipo meridional de posibles pactos y contiendas por venir. El 20N confluye en las Cincos Llagas. Como Picasso respondiendo a sus críticos –«Yo hago lo imposible, porque lo posible lo hace cualquiera»–, Susana Díaz anunció, durante la sesión de control, que el paro bajará de las 950.000 personas este mes, insistió en que «hay que derogar la reforma laboral» y dejó un nuevo argumento para la confrontación electoral: la PAC.

Díaz anunció que va a solicitar a Mariano Rajoy que «se revisen» las ayudas asociadas a la Política Agraria Común para evitar la «competencia desleal» entre productores de distintos países de la UE y Andalucía. El portavoz socialista, Mario Jiménez, hizo de telonero del argumento electoralista, criticando los «902 millones perdidos con un reparto injusto propiciado por el PP». Mario Jiménez esta vez no «pidió unas palabras a Antonio Machado», como en el Pleno anterior, y habló de un «robo a mano armada al campo». «Han mentido en los criterios de reparto», dijo, aludiendo a «un castigo pendiente de Cañete». «Es una agresión sin precedentes, no una reducción progresiva. Quién sabe si el dinero del campo andaluz no termina en Panamá. Pero Cañete no sabe nada», dijo. Para el PSOE, en un tráiler de lo que se verá en sesión continua en la campaña sobre todo en la Andalucía rural, caladero de votos socialistas, se trata de «una estrategia premeditada de hacer daño» con la «callada sumisa del PP y la falta de respuesta del Gobierno de España». «Pido su valoración, presidenta», dijo Mario Jiménez, como cuando Michael Laudrup daba una asistencia, con la mirada en el tendido. Así se las ponían a Romario.

Susana Díaz recordó que «Andalucía fue leal» y negoció «siempre al lado de España». «En el reparto salimos perdiendo», destacó, apuntando con vocación de eslogan al «hachazo de Cañete». «Quien más necesita esas ayudas, por primera vez es el más castigado. El 80% de agricultores que reciben menos de 5.000 euros en ayudas». Y aludió al PP-A: «A los que recogen tantas firmas, que pidan que el impuesto Sucesiones para las explotaciones agrícolas desaparezca». La Junta, por carta, va a «exigir que antes del 1 de julio se revise y se le dé a Andalucía lo que es suyo y de justicia».

Susana Díaz acusó a Juanma Moreno de «mentir» sobre el impuesto de Sucesiones en Madrid. El líder popular le reprochó que esté «mareando la perdiz» con un grupo de trabajo que lleva seis meses. «¿Tanto hay que estudiar?». Díaz tiró de cifras. «Supuestamente este impuesto no existía en Madrid y ahora dice que esta comunidad ha recaudado 550 millones por el mismo, más de lo que recauda Andalucía». Tras interpelar Juanma Moreno a Ciudadanos, Susana Díaz recurrió al mismo argumento que usó para defender que el reprobado De Llera siga en el cargo. «Si quiere debatir con Marín, gane las elecciones», le dijo, aludiendo al «nerviosismo electoral y la pelea dentro del ámbito de la derecha». Una estampa propia del cuadro del Matrimonio Arnolfini que representan PSOE y C’s en Andalucía y que, con las elecciones tan cerca, rompió el presidente del Parlamento negando la palabra al líder de Ciudadanos.”La semana pasada me equivoqué”, dijo Durán. A Marín -cuyo grupo en el Pleno anterior apoyó la “reprobación de De Llera”, aunque con dos besos al final- se le quedó cara de Viktor Narvorski en “La terminal” de Spielberg. “Krakozhia“. Spoiler: El PSOE le dejará vivir en el aeropuerto pero sin visado ni nacionalidad, en tanto se piensa de qué lado calza, al menos hasta las elecciones.

Previamente, el diputado Sergio Romero había espetado al consejero de Presidencia que «la Administración andaluza es un caos y la transparencia deja mucho que desear». El PP defiende que donde hay menos impuestos, se recauda más porque no se obliga a los herederos a renunciar y recuerda que lo que solicita es una bonificación del 99% para hijos y familiares directos, no para el resto de herencias. «No hay verdad. Sólo hay percepción», decía Flaubert.

No se olvidó Susana Díaz de Podemos, cuya líder, Teresa Rodríguez, fría como un «ok» en una respuesta de WhatsApp desde que soltó en las Cinco Llagas que «el cortijo apesta», preguntaba «a cambio de qué, ¿de más deuda, de una nueva burbuja?», van a adelantar los bancos los pagos a los proveedores, el penúltimo as en la manga anunciado por la presidenta. Díaz acusó a Rodríguez de «falta de rigor» y señaló que «la demagogia puede tener éxito, sólo hay que ver a Donald Trump, pero no ayuda a la gente». El primer presidente republicano de EE UU, Abraham Lincoln, sostenía: «Si dispusiera de seis horas para cortar un árbol, pasaría cuatro afilando el hacha». Los grupos políticos andaluces, con Susana Díaz destacada, velan armas para el 26J.

“The truth is out there”

«Yo no entiendo de venganzas ni perdones. El olvido es la única venganza y el único perdón», sostenía Borges, presuntamente autor de cabecera de Zapatero y a ello se agarra el PSOE. Chirbes esculpió a tinta que un delito es «un negocio sin capital inicial» emparentando con la máxima de Balzac: «Detrás de la fortuna, el crimen». Podemos suscribe. El resentimiento del PP aspira a ser fructífero asido a Asimov: «Negar un hecho es lo más fácil; mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho». El Parlamento constituye hoy la comisión de investigación sobre el fraude en la formación, la segunda, tras los ERE, en los últimos 20 años. La crispación, lejos de la voluntad común de esclarecer la gestión de los fondos de formación desde 2002, es la única constante hasta ahora tras el bloqueo de las iniciativas que preceden a la constitución de la comisión.

El PP propone que el presidente de la comisión sea rotatorio y por sorteo. En Génova 13 la lotería es una forma de vida. En la calle San Fernando es toda una estrategia.De hecho, algunas voces apuntan que en el alma de Juanma Moreno mora un niño de San Ildefonso. «Hablo con la autoridad que da el fracaso», dijo F. Scott Fitzgerald y evoca el portavoz parlamentario del PP-A, Carlos Rojas. C’s se opone a la petición popular y propone a su diputado Julio Díaz, que también contaría con los votos socialistas. C’s, como «jugador número 12» del PSOE. En este arranque de legislatura, los cuadros de Ciudadanos se han destapado como más de Susana Díaz que en la misma Triana. Juan Marín acumula méritos para ser el padrino del pequeño “Chicharito”. Podemos postula a Begoña Gutiérrez como presidenta de la comisión en los ratos libres que le dejen las rencillas con Participa Sevilla, el franquiciado podemita que les ha salido un poco rana; IU presentará candidato si hay consenso y el PSOE renuncia a esta posibilidad. El PP pretende que declaren Susana Díaz y los ex presidentes Chaves y Griñán. El portavoz socialista, Mario Jiménez, exige «seriedad y rigor» y sostiene que «no tiene ningún sentido» citar a Díaz. Podemos recalca que no permitirá un «desfile» de cargos sin depurar responsabilidades. Hasta julio, la Junta ha reclamado la devolución de 71,9 millones por ayudas concedidas desde 2007 sin justificar. La Administración concedió 1.613 millones. Hasta 18 juzgados investigan el fraude en los cursos de formación. Para abrir boca, la nueva temporada de Expediente X arranca con homenaje en las Cinco Llagas. Pasarela de otoño. «The truh is out there».