El juez Serrano y el sexo de los ángeles

mo-francisco-serrano-de-vox-015_9017255_20181212202427

Serrano, última barrera en la negociación de PP y Cs para la investidura. Foto: Manuel Olmedo

Al juez Serrano ya se le conoce como el sherpa porque por un módico precio te lleva a la cima en la negociación para la investidura de la XI Legislatura. El juez Serrano –nota mental: se escribe juez pero se lee “abogado especializado en asuntos de familia pero magistrado en excedencia tras ser readmitido por el CGPJ en ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo que ordenó su rehabilitación una vez cumplida la condena a dos años de inhabilitación especial para cargo público que le impuso el TSJA como autor de un delito de prevaricación judicial por alargar las vacaciones de un niño con su padre, sin consultar a su madre, para que pudiese salir en una procesión de Semana Santa-, como decimos, el abogado-magistrado no admitirá un ninguneo y quiere participar en las negociaciones e influir en el pacto de investidura. «Vox y voto». Abascal reiteró que no serán «obstáculo para un cambio político en Andalucía» pero «tampoco seremos una alfombra para la continuidad del socialismo con otras siglas». El pacto ignífugo que plantea Ciudadanos –alcanzar un acuerdo con PP y que sean los populares los que, llegado el caso, negocien con el partido de Abascal y Serrano para no quemarse de cara a próximas citas electorales– se ha topado no sólo con la terca realidad de los más de 400.000 votos y doce escaños que contemplan al quinto elemento del Parlamento andaluz sino con los propios principios básicos de la aritmética. PP y Cs necesitan, como mínimo, el voto de cuatro diputados de Vox en segunda votación y para la composición de la Mesa del Parlamento su apoyo a una propuesta que, de entrada, contempla cuatro miembros para populares y naranjas quedando solo tres libres para otras tantas fuerzas pero con la problemática añadida de que al PSOE, por proporcionalidad en el resultado electoral –ganó los comicios, aunque sin opciones de sumar mayoría– le corresponderían tres. Vistos los precedentes de la pasada legislatura, cuando el PSOE acabó presidiendo el Parlamento y hasta la comisión de investigación sobre sus propias y presuntas irregularidades en la Faffe (poca cosa, el gasto de miles de euros en alternes, por ejemplo),  en las principales casas de apuestas ya sostienen que los socialistas acabarán con la mayoría de puestos de la Mesa del Parlamento.

Entretanto, el PSOE-A sigue con su debate sobre el sexo de los ángeles. Mi paisana Verónica Pérez -quien elevó a los registros de Escarlata O’Hara su soliloquio en aquella histórica toma de la calle Ferraz- aclara qué es Vox sin caer en la cuenta de que los resultados del 2D tienen más que ver con que el electorado no tiene ya muy claro lo que es el PSOE. José Mercé ha roto en extraordinario analista político, por cierto. Sin salir de Sevilla, y aprovechando el “metrominuto” de la memoria, cabe recordar que allá por 2004 el Ayuntamiento entregó dinero en bolsas de plástico, exclusiva de Iria Comesaña -42.000 euros en metálico-, a través de una empresa a familias gitanas para que abandonaran un barrio, con el compromiso explícito de no asentarse en el Polígono Sur. Cabe recordar que la comunidad musulmana lleva como poco dos décadas tratando de encontrar un emplazamiento para su mezquita en la capital andaluza, con el rechazo de los barrios -manifestaciones incluidas- en los que se barajó el proyecto. En 20 años han tenido poder en el Consistorio, PP, PA, PSOE, IU, PP de nuevo y PSOE otra vez. Ni rastro de Vox, aunque hicieran un vídeo con el miedo al Islam. Le Pen, el Ku Kux Clan y Salvini también les hubieran felicitado. Barrio de la Macarena, año 2018. Decenas de vecinos protestan porque la zona está llena de indigentes, alcohólicos y drogadictos que, en reiteradas ocasiones, beben, se drogan, orinan, defecan, fornican junto a sus soportales o en los cajeros de las sucursales.  Reclaman un reparto equitativo de los servicios sociales por la ciudad. En la Macarena, el PSOE perdió 3.600 votos; el PP, 2.700; Cs, 2.000; Podemos e IU, otros 2.000; y Vox ganó 3.000 sufragios. La pregunta es clara: ¿Querría Verónica Pérez a tres o cuatro personas en estado de embriaguez de madrugada discutiendo casi a diario bajo su ventana con todo lo que conlleva? Los vecinos de la Macarena tampoco. Se puede simplificar la cosa, escandalizarse por las reacciones de la gente, desde la atalaya de Twitter, pero en democracia manda el ruido de la calle. Vox no requiere explicaciones porque si algo tiene es un mensaje claro. Cristalino. Vox lo que requiere son soluciones. En Almería, donde más crece Vox, existe un reconocido problema de fracaso escolar. La propia Junta de Andalucía coincide en el diagnóstico con Vox: “la diversidad”. «No podemos olvidar que las familias que llegan con otra cultura e idioma presentan dificultades añadidas para obtener éxito en el mundo escolar», señaló la consejera Sonia Gaya.  La respuesta de la Junta a la información: “Cualquier comparación con la atención a la diversidad y la igualdad de Oportunidades con el discurso excluyente y de expulsión de Vox sencillamente es pura ficción. Almería vive una realidad sociodemográfica que requiere una atención especial: la que tiene la administración autonómica y la de un profesorado dedicado y comprometido con todo el alumnado, incluido el inmigrante. ¿Vox acabaría con los programas de atención al alumnado inmigrante? Cabe recordar, como ejemplo, que más de 103.000 alumnos y alumnas inmigrantes son beneficarios de diversos programas de atención al alumnado de origen extranjero. La Junta siempre ha pensado en educar en igualdad con una escuela abierta e inclusiva, otros quizás quieran o piensen lo contrario”. ¿El problema es que hay muchos inmigrantes? No. El problema es que en las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística, con 3.000 escolares en 71 centros de Primaria y 39 de Secundaria, hay 72 docentes (a 41 alumnos por profesor). El problema es que los padres quieren que sus hijos aprendan al mismo ritmo que los niños de Castilla y León o que cuando van al centro de salud les atiendan bien y rápido. ¿Son racistas? Son personas, no son ángeles. Minuto y resultado: doce diputados, 400.000 votos. La solución para la gripe, de nuevo, la canta José Mercé. Las respuestas estaban escritas por las paredes: “Emosido engañado”.

Anuncios